El pleno del Parlamento de Navarra aprobó este jueves la reforma fiscal presentada por el PSN, que recabó el apoyo de UPN y PPN, mientras que votó en contra Bildu, Aralar-NaBai, Izquierda-Ezkerra y Geroa Bai. Las modificaciones introducidas en los diversos impuestos comenzarán a aplicarse a partir del 1 de enero de 2015.

En lo relativo al IRPF, la reforma establece una reducción de tipos a todas las rentas, especialmente a las bajas y medias, que se sitúan en los niveles de 2011. Además, se deflacta la escala un 3% para las rentas bajas y medias, de forma que se impide que la inflación incremente la carga fiscal. Para las rentas altas, el tipo máximo impositivo (a partir de 300.000 euros) se reduce del 52 al 48%.

En el Impuesto de Sociedades se rebaja el tipo nominal de las grandes empresas del 30 al 25 por ciento, mientras que el tipo de las medianas empresas pasa al 23 por ciento, y el de las pequeñas empresas se reduce del 20 al 19 por ciento.

Igualmente, se fija un suelo mínimo efectivo del 10 por ciento, que puede llegar a ser del 7 por ciento en caso de que la empresa cree empleo, realice inversiones o actividades de I+D.

En cuanto a la tributación del ahorro, los primeros 6.000 euros cotizarán al 19%, se establece una escala intermedia hasta 12.000 euros, a la que se gravará al 21%, y a partir de ahí el tipo será del 23%.